Una triste caída privó a Sergio Luis Henao de entrar en la lucha por subir al podio de la prueba de ciclismo de ruta de los Juegos Olímpicos. Greg Van Avermaet fue el ganador de la prueba.

Extensa, larguísima, tortuosa y muy, muy complicada fue la prueba de ruta de estos Juegos. El recorrido de travesía, la humedad y una temperatura de 35 grados centígrados estalló las piernas de muchos de los ciclistas que hicieron parte de esta carrera.

Járlinson Pantano fue el primero de los ciclistas colombianos en salir del lote principal. En una larga fuga el colombiano entregó todo dentro de la estrategia planteada por el equipo dirigido por Carlos Mario Jaramillo.

En el lote principal, el equipo italiano y el británico comandaban el paso e iban seleccionando a los que iban a terminar en la pelea por el triunfo. Rigoberto Urán, Esteban Chávez y Miguel Ángel López estaban ahí.

A falta de 40 kilómetros saltaron del grupo Geraint Thomas y Greg Van Avermaet. Inmediatamente arremetió en su búsqueda y comenzó a alimentar los sueños de ganar una medalla en esta prueba.

Cuando se pensaba que la estrategia era poner a Urán a pelear mano a mano en el último ascenso, en el que se esperaba que todos los mejores escaladores del mundo tuvieran un gran duelo, se conoció que el antioqueño abandonó la carrera.

El último ascenso era el escenario perfecto para comenzar con la gran batalla. Sergio Luis Henao estaba con todas las aspiraciones y oportunidades claras de ganar una presea. Fabio Aru y Vincenzo Nibali fueron los encargados de romper el grupo de favoritos.

Los italianos conectaron con el grupo puntero en el que iban Henao, Thomas y Van Avermaet y ahí empezó la lucha. Nibali mandó un ataque endemoniado que solo respondieron Henao y Rafal Majka, los tres coronaron el ascenso y comenzaron con ese temerario descenso entre curvas.

Y esas curvas tan cerradas cambiaron el destino de la carrera. Nibali y Henao a falta de 11,7 kilómetros se fueron al suelo. Ambos siguieron derecho en un giro y ambos terminaron el piso, golpeados y la impotencia se apoderó de ellos. Majka, quien no trabajó nunca, aprovechó este incidente para irse en punta.

Sin embargo, el final no era solo para él. Van Avermaet y Jakob Fuglsang lo alcanzaron y en el embalaje final fue la victoria para el belga.

Facebook

DALE CLICK EN ME GUSTA